Bangkok ciudad del vicio. O mucho más.

¿Podemos llamar a Bangkok  la ciudad del vicio o es exagerado etiquetar a tan bella urbe con un adjetivo que solo describe una de sus caras?

Bangkok ciudad del vicio

Sin duda es una gran injusticia simplificar en una sola frase  la definición de una ciudad tan poliédrica como la capital del Siam, actual Tailandia.  Es un hecho incuestionable que la prostitución y el turismo sexual tienen su importancia, tanto económica como social, pero no  mucho más  que en otros países como España, por ejemplo, donde es fácil encontrar clubes de alterne aquí y allá.

Probablemente, los ciudadanos de la principal ciudad tailandesa viven de espaldas al fenómeno del sexo de pago. Por supuesto conocen el flujo de “farangs” (de occidentales) también de japoneses, koreanos y chinos que los visitan. Todos ellos buscando pasar unos día en buena compañía, disfrutando de unas cortas vacaciones y bebiendo algunas cervezas en soi Cowboy o Nana Plaza. Pero debemos de tener en cuenta que en una ciudad de más de ocho millones de habitantes, sólo en tres pequeños reductos  el comercio del sexo se lleva a cabo.

Como decía, las mil caras de este bello y caótico enclave bañado por el río Chao Praya te cautivarán, sean cuales sean tus propósitos viajeros.


Bangkok After Midnight – Raw and Unfiltered – 25 mins

El paraíso mochilero.

Si eres un mochilero o joven viajero disfrutando de sus últimos meses de libertad, antes de lanzarse al mundo laboral y a la vida de adulto, Khao San road será tu destino. Calle cercana al centro histórico y donde se acumulan baratos hostels, bares, masajistas, restaurantes y puestos de comida donde tomar el sabroso pad thai. También una gran algarabía surge cada noche al ritmo de sones machacones de música tecno. 

Khao San road no es solo punto de encuentro de mochileros de todas las partes del mundo. Lugar donde congeniar y hallar compañeros de fiesta. También es frecuentado por jóvenes nativos que se mezclan con la mulltitud. Y aunque deba de desdecirme de lo dicho anteriormente, alguna “freelancer”  o “hooker” intenta pescar en río revuelto cuando las sombras de la noche han tomado ya posesión del lugar.

Khaosan road
Khaosan road

El centro histórico.

Tenemos también un Bangkok monumental, ¿cómo no? El Bangkok del Palacio Real, del templo del Buda Esmeralda, del Wat Pho donde se erige la majestuosa efigie del buda reclinado, de la enorme estupa que forma la  Golden Mountain (Wat Saket), del templo del amanecer o Wat Arun, que refulge como un diamante al otro lado del río.

No podemos olvidar los museos, que aunque en esta parte del mundo no se caracterizan por la riqueza de sus colecciones, habitualmente diseminadas y carentes de gran valor, merecen un vistazo. Señalar la Casa de Jim Thompson, aventurero y empresario americano que trasladó una casa tradicional tailandesa hasta la ciudad.  Llena hoy de antiguos recuerdos y convertida en museo es de una belleza inusitada.

Otros Bangkoks

Centros comerciales y mercadillos

Claro que hay más Bangkoks. Una ciudad hervidero de vida como esta no puede dejar de tener su lado comercial.   

Grandes centros comerciales se agrupan en la zona de Siam Square MBK es un enorme “mall” con buenos precios y en el que está permitido el regateo. Siam Paragón donde se pueden encontrar todas las primeras marcas y zonas de restauración y ocio.  Central World, uno de los centros comerciales más grandes de Asia (aquí no se regatea). Realmente todos estos grandes edificios, repletos de tiendas y “stands”, no son muy diferentes de los que encontraríamos en cualquier ciudad occidental.

Mercadillos callejeros donde comprar “souvenirs” hay aquí y allá, en todas las zonas turísticas. En la gran arteria que forma la calle Sukhumvit y de la cual hablaremos con más detenimiento. En Silom tenemos, además de los infames clubes y  shows de pinpong, el famoso mercadillo nocturno de Patpong (por cierto nada recomendable). El enorme mercado de Chatuchak donde podremos comprar desde ropa a recuerdos, y deleitarnos con la sabrosa cocina thai. Situado al norte de la ciudad y de fácil acceso, en metro o sky-train, se pude visitar cada fin de semana.     

mbk mall

El distrito financiero.

El distrito financiero de Bangkok se encuentra en el barrio de Silom, donde se emplazan las sedes de los principales bancos e instituciones financieras. 

Silom, a su vez, queda incluido dentro del distrito de Bang Rak que se expande hasta el río y donde se encuentran la mayoría de embajadas y muchos de los hoteles de lujo. También es fácil hallar aquí apartamentos en alquiler y alojamientos económicos tales como hostels . Esta zona es una de mis favoritas para hospedarme y fijar mi cuartel general. Bien comunicada, queda lo suficientemente lejos del caos de Sukhumvit o Chinatown, pero no tan cerca como para incluso llegar a pie si queremos cenar o tomar una cerveza acompañados. 

Massaman-beef-curry

El Bangkok gastronómico.

Bangkok y toda Tailandia  son uno de los mayores paraísos gastronómicos del mundo. En pocos lugares podremos encontrar en cada esquina un sorprendente y exquisito plato por tan poco dinero. La cocina thai es una de las más variadas y reconocidas internacionalmente.  No todo es pad thai, por supuesto. Los diferentes tipos de curris (adoro el “massaman” con ternera), las sopas, los dulces, las salchichas del norte del país, el mango con arroz glutinoso, la ensalada de papaya verde…  

Barbacoas en cada esquina donde, por unos baths, comprar unos pinchos de pollo o cerdo recién asados. Pescados braseados y mariscos de toda índole.

Uno de mis puntos favoritos a la hora de comer es Chinatown. La calle Yaowarat y aledañas se convierten al atardecer en un caos de puestos callejeros humeantes, donde los woks chisporretean sin cesar entre el murmullo alegre de los comensales. Absolutamente imprescindible el elegir un taburete y dejarse sorprender por los aromas y sabores de sus platos.

Mapa del centro de Bangkok
Haz click para ampliar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *